Destacado Editorial WWE 

Falta de respeto a la lucha libre durante NXT TakeOver: Dallas

No podemos dudar que NXT TakeOver: Dallas fue uno de los mejores eventos de la marca de desarrollo de WWE, y que marcó el inicio de una nueva era en cuanto a calidad dentro del ring con la llegada del Strong Style de Shinsuke Nakamura, pero no debemos perder de vista que en el evento estelar ocurrió una lamentable falta de respeto para la lucha libre.

El combate estelar representaba un verdadero reto para Fin Balor y Samoa Joe, pues debían realizar un combate tan significativo, que pudiera dar la talla como evento central pese a haber tenido un clásico entre Sami Zayn y Shinsuke Nakamura. El compromiso estaba ahí y ambos darían el todo por el todo por lograr su objetivo.

Desde el primer minuto del combate, un fuerte corte en el párpado, puso a sangrar a Samoa Joe de manera profusa. Como si fuera un tiburón, su calidad en el encordado y su agresividad, aumentaron en una genial explosión, pero el árbitro detuvo por un momento la acción y se puso a limpiar el rostro de Joe eliminando la sangre.

JOE

El combate continuó, pero Joe siguió sangrando, por lo cual el árbitro en repetidas y muy molestas ocasiones llamó a algunos paramédicos y asistentes para continuar eliminando la sangre del rostro y pecho de Joe, lo cual frenó el combate, le hizo perder ritmo y enojó a la sincera afición.

Si bien el producto es familiar y WWE debe ser fiel a sus políticas para continuar teniendo patrocinadores y transmisión en televisión, pudieron haber muchas otras maneras de controlar la situación, como utilizar escala de grises en la señal de televisión, cuidar los ángulos de las tomas o detener el combate únicamente un par de veces.

Samoa Joe

Samoa Joe estaba visiblemente molesto por la cantidad de interrupciones, peor finalmente permitió que le limpiaran la sangre, pues pelear contra la WWE podría costarle su despido o inmediata suspensión. La gente en el estadio gritó toda clase de groserías, pues llegaron a la arena a ver verdadera Lucha Libre por lo cual la WWE deberá comenzar a tomar enserio que hacer en este tipo de casos.

En WrestleMania 31, Brock Lesnar sangró y pese a las políticas de la empresa, el combate no fue interrumpido tantas veces. No es justo que a cierto tipo de estrellas se les permita y a otras no. Aún Así el combate estelar fue un éxito y tanto Balor como Joe pueden sentirse con mucho orgullo de haber convertido NXT TakeOver: Dallas en uno de los mejores eventos de la empresa.

 

 

Comments

comments

Entradas Recientes