WWE 

¿Cómo debería ser la división de marcas en WWE? – RAW, SmackDown y NXT

Desde el regreso de Shane McMahon a la programación de la WWE se ha estado comentando sobre una posible división de marcas, como en el año 2002 cuando Vince McMahon compró a su competencia la WCW y decidió dividir su elenco y  crear una marca “competidora” dentro de la misma empresa.

La división de marcas tuvo sus altas y sus bajas, pero desarrolló dos elencos con estrellas máximas que en los eventos “grandes” batallaban entre si por la supremacía. ¿Funcionaría esto en la era de la realidad?

El elenco principal de la WWE  tiene muy bien marcados a sus luchadores estelares, por lo cual al dividirlos, en definitiva una marca saldría beneficiada y la otra muy perjudicada.

Una manera segura de trabajar con la división de marcas, sería el enfrentamiento entre WWE y NXT, puesto que en el territorio de desarrollo existen luchadores que por si solos pueden ser eventos estelares.

Samoa Joe, Finn Balor, Sami Zayn, Sinsuke Nakamura, son solo algunos de los que podrían competir como talento central en la nueva marca que competiría con las estrellas principales de la WWE. Por lo cual, convendría antes hacer alguno que otro ajuste, enviando a algunos luchadores clave a NXT.

Si llegara a ocurrir la división de marcas y la empresa decidiera a apostar por NXT. Habrían serios cambios a la programación de la compañía, por lo cual esta teoría tendría bastantes complicaciones, pero que de resolverse, dejarían sorprendidos incluso a los aficionados que han dejado de consumir el producto de la WWE.

 

Comments

comments

Entradas Recientes