Destacado Editorial Lucha Libre 

Hijo del Perro Aguayo: a dos años de su partida

Hace dos años despertábamos con una lamentable noticia, el hijo del Perro Aguayo había fallecido en Tijuana, en una función de la promotora The Crash, cuando luchaba junto a Manik en contra de Xtreme Tiger y Rey Mysterio.

Muchos no dábamos crédito de lo sucedido, no entendíamos lo que pasaba ¿Cómo? ¿Porqué? El líder de la jauría ya no aparecería en ninguna función terrenal; murió la estrella para darle paso a la leyenda joven de la lucha libre, el hombre que revolucionó el concepto de rudo, el favorito de la afición.

Su muerte nos volvió a la realidad, a esa que a veces dejamos de lado, el que detrás del personaje existe la persona: la que sufre lesiones, la que tiene temores, la que brinda el 100% para que la afición disfrute de la función, la que sube al ring pero no sabe como bajara.

El hijo del Perro Aguayo dejó una marca que difícilmente alguien llenará: su carisma dentro y fuera de los encordados no lo tiene cualquiera pues se nace con ello; la entrega en todo lo que hacía pocos la tienen. Sí, siempre será la persona que nos hará recordar lo que es la pasión por lo que se hace, siempre líder de la jauría, el acorde de su tema musical no significará lo mismo sin su presencia pero el legado, ese que dejó en cada persona que ayudó a mejorar, en aquellos que integraron los Perros del mal, esa marca jamás se borrará.

A dos años de su partida te recordamos como siempre: sonriente y amable con sus seguidores, prepotente y aguerrido con sus contrincantes, amoroso con aquellos que consideraba familia y sobre todo apasionado con el deporte que amaba. Por que siempre recordaremos que pocos son los elegidos, que Dios perdona pero los perros no y que siempre seremos #PerrosDelMal4Life.

Descansa en paz, Hijo del Perro Aguayo.

Comments

comments

Entradas Recientes