Destacado WWE 

5 cosas que la WWE necesita dejar de hacer

WWE es la mayor promoción de lucha libre en el mundo por una razón, han tenido una fórmula que han usado durante los últimos 30 años que ha funcionado. Sigue habiendo muy pocas mejoras necesarias, pero eso no quiere decir que no hagan las cosas mal de vez en cuando. A veces, cuando estás en la cima por tanto tiempo sin competencia, puede llevarte a la ,mediocridad, y a menudo experimentan con ideas con las que corren el riesgo de dañar el producto.

A diferencia de los días de las Monday Night Wars, el cambio tiende a ser más lento en la WWE estos días, pero hay algunos detalles que la compañía debería cambiar en su producto para que sea un espectáculo más atractivo.

Como WWE no tiene competencia, tienen más margen de error, nadie puede hacer frente a WWE de la manera en que WCW lo hizo a fines de los 90 y nadie amenaza con hacerlo en el futuro cercano.

En general, el producto sigue siendo bueno en términos de rentabilidad, pero si se tratara de corregir una serie de malas decisiones y malos hábitos, podría disfrutar de un aumento en la popularidad que una vez disfrutó durante la Era de la Actitud.

Aquí hay 5 cosas que WWE necesita dejar de hacer.

5. Poner grandes luchas titulares más abajo en el cartel

En las últimos tres PPV, la lucha por el campeonato de la WWE entre AJ Styles y Shinsuke Nakamura ha estado en el antepenultimo lugar del cartel. Probablemente sea comprensible que no haya sido así en el último PPV Greatest Royal Rumble, pero en WrestleMania y en Backlash es una extraña decisión no poner el encuentro de Styles vs Nakamura para cerrar el show.

Styles y Nakamura son dos de los talentos más grandes de la WWE en este momento, su lucha siempre es muy esperada, pero no ha estado a la altura de las expectativas hasta ahora. Una de las principales razones para esto es que ninguno de sus lucha hasta ahora ha tenido esa sensación especial que podría haber.

El campeonato de la WWE está destinado a ser el santo grial de la compañía, el título que todo el mundo aspira a tener, pero al no poner la lucha como evento estelar, o incluso el penúltimo en el cartel, pierde importancia.

Es mucho peor cuando consideras que AJ Styles y Shinsuke Nakamura podrían haber tenido una de las mejores luchas. Ambos son capaces de encabezar cualquier cartel de la WWE y sin embargo sus combates han sido secundarios al campeonato de Universal y en Backlash un lucha que fue un mano a mano.

4. Decisiones creativas confusas

Casi un mes después de que Charlotte Flair derrotara a la invicta Asuka en WrestleMania, perdió en la revancha por el campeonato de mujeres de SmackDown contra Carmella en Backlash. En escencia, tener a Carmella derrotando a Charlotte no es tan malo, pero el hecho de que derrotó a Charlotte sin ayuda ni interferencia parece una decisión extraña e ilógica.

Anteriormente Carmella había sido retratada como la ruda oportunista, pero aquí venció a Charlotte al burlarla. Un mes después de derrotar a Asuka, Charlotte perdió todo su impulso al ser derrotada por Carmella.

La pelea entre AJ Styles y Shinsuke Nakamura también ha sido víctima de manejos ilógicos. Tener dos luchas consecutivos de pay-per-view que han terminado en un no contest no ha hecho nada para fomentar su enemistad.

Lo que es más, el doble conteo, en lo que se suponía que era un partido sin descalificación, dejó a muchos fanáticos rascándose la cabeza. Tener ambos hombres tirados en el ring por un golpe simultaneo en sus pelotas parece un chiste de mal gusto, y ha arruinado lo que podría haber sido una historia memorable.

3.  Promos con guión

Un gran problema en términos de desarrollo de los personajes de las superestrellas, ha sido los promos con guión. En el pasado, las promociones no tenían guiones y esto permitía a las superestrellas tener más libertad creativa. Stone Cold Steve Austin y The Rock llegaron a la fama a través de promociones sin guiones.

Austin 3:16 nació a través de un momento de improvisación de la Serpiente Cascabel, después de ganar King Of The Ring en 1996, mientras que la popularidad de The Rock se generó principalmente a través de sus estimulantes habilidades en el micrófono.

Algunas superestrellas son probablemente más adecuadas para promociones con guiones y otras pueden llevarlas a cabo bien. Tener material escrito para los luchadores minimiza los errores, pero la naturaleza segura de algunos de ellos impide que algunas estrellas se den cuenta de su verdadero potencial.

Si la WWE le dio la oportunidad a sus luchadores de estar en la cámara y desarrollarlos más orgánicamente, los shows de WWE podrían ser un poco más caóticos pero creará un ambiente más competitivo y les dará la oportunidad de superarse a sí mismos.

2. Demasiado protagonismo a las superestrellas part-timer

La insistencia de la WWE en ofrecer talento a tiempo parcial en un puñado de luchas cada año a expensas del talento prometedor ha dañado el producto. Tener estrellas de renombre para una gran lucha, a veces puede ser algo bueno, pero a menudo cuando tienen títulos y toman lugares de estrellas actuales puede ser un problema.

Tome como ejemplo a Undertaker que regresa y derrota a Rusev en menos de 10 minutos, para luego no continuar por un largo tiempo, desperdiciando el hype de la victoria.

Una mejor idea sería que tuvieran un programa de dos o tres luchas, por lo que Rusev podría ganar uno de sus encuentros. Taker acaba de aparecer, golpea a Rusev y luego se va de nuevo lastima al búlgaro y le da al Deadman una victoria innecesaria.

Otro ejemplo de esta reserva es Brock Lesnar sosteniendo el campeonato WWE Universal a pesar de no estar en un rol de tiempo completo. Esto es un problema porque el cinturón máximo en Raw es a tiempo parcial igual que el campeón, por lo que pierde su protagonismo. Cuando un campeón de medio tiempo se enfrenta a Roman Reigns en WrestleMania, no es una sorpresa enorme que a muchos fanáticos no les importe el resultado de la lucha.

Además, el hecho de que la única superestrella de Lesnar haya quedado atrapada en la memoria reciente es Goldberg (otra estrella a tiempo parcial). Esto dice mucho sobre cómo WWE valora sus estrellas actuales. Hubiera ayudado a Reigns si hubiera derrotado a Lesnar en WrestleMania, pero por alguna razón, WWE decidió no hacerlo.

1. Poner a Roman Reigns en el evento estelar

En las últimas dos ocasiones, Roman Reigns ha estado en el evento principal de un PPV de la WWE, la audiencia no ha creído en absoluto. Tanto en WrestleMania como Backlash, los enfrentamientos de Reigns con Brock Lesnar y Samoa Joe respectivamente han sido muy poco queridos por la multidad, más el último mencionado.

Esto no es necesariamente culpa de Reigns, pero la decisión de poner a The Big Dog en la lucha estelar parece ser contraproducente. En Backlash durante el evento principal, se escuchó a la audiencia cantando “Rusev Day”, “Delete” y “This Is Boring”, mostrando claramente su disgusto con Reigns. El samoano probablemente deba ser quitado del evento estelar por su propio bien más que cualquier otra cosa.

Si a Reigns se le da tiempo para revitalizar o incluso rehacer a su personaje, entonces podría regresar a este lugar del evento principal y ser elogiado por el Universo WWE, pero por el momento no puedes estar sentado y esperar que la multitud lo acepte.

El hecho de que Roman sea incluo el evento estelar en luchas que no son titulares, ha sido interpretado por algunos como un mensaje que de el es mas importante que el título de WWE. Recuerda que lleva meses quejándose de que hay una conspiración en su contra y de que está siendo forzado, es completamente inconsistente con el hecho de que haya sido programado como el evento principal de una lucha no titular.

Comments

comments

Entradas Recientes