5 PPV que la WWE debería eliminar

La programación de los PPV de la WWE ha sufrido muchos cambios a lo largo de los años. Afortunadamente, la última fue que la WWE redujo el número de eventos de 16 en 2017 a 13 en 2018. Sin embargo, eso todavía se siente como una “mejora menor” cuando la compañía podría ser mucho más astuta.

La mayor noticia reciente para la compañía es el nuevo y aparentemente inminente acuerdo televisivo con NBC Universal sobre Raw, que es incluso más favorable que el actual acuerdo, y el potencial de hacer aún más dinero fuera de SmackDown en el mercado abierto. El trato es tan favorable, de hecho, que Dave Meltzer comentó que Raw pronto sería más lucrativo que los PPV.

El nuevo acuerdo televisivo abre una oportunidad. Los programas de televisión podrían ser más grandes en lugar de sentirse a menudo como rellenos semanales por una construcción mediocre hacia los PPV que a menudo terminan no cumpliendo las expectativas. Si se eliminaran mas PPV de este tipo a la luz de este desarrollo reciente, tal vez el enfoque en la narración de historias a largo plazo sería mayor.

En verdad, la compañía podría estar muy bien con un cronograma de eventos bien pensado en torno a los cuatro grandes espectáculos (Royal Rumble, WrestleMania, SummerSlam y Survivor Series), y unos pocos eventos para marcar punto intermedio entre ellos.

Por eso a continuación les traigo un listado de 5 eventos que bien podrían ser eliminados y no afectarían para nada a la empresa desde un punto de vista creativo y monetario.

1. Fastlane

Con unas calificaciones muy bajas en su corta existencia, Fastlane a menudo solo ha servido para actuar como un verdadero obstáculo en el camino a WrestleMania, con muchos fanáticos ridiculizando su nombre como resultado.

Esto fue particularmente deslumbrante este año, cuando la terrible construcción del evento en SmackDown se sintió como si no se llevaran a cabo, sin una razón real, demorando la rivalidad entre AJ Styles vs. Shinsuke Nakamura, Asuka vs. Charlotte, y por extensión , el Campeonato Femenil de RAW, así como otras luchas.

Nadie derramaría lágrimas si se eliminara Fastlane y todo el mes de marzo podría usarse para construir las numerosos rivalidades de WrestleMania.

2. Backlash

Backlash es otro pay-per-view infame por su mala calidad a lo largo de los años. Obviamente, cuanto menos se hable sobre el evento de este año, mejor, pero el año pasado tampoco fue genial. De hecho, el único evento verdaderamente grandioso bajo la cronología de Backlash que viene a la mente es la edición 2000 cuando la compañía estaba en su altura creativa.

Backlash ha funcionado básicamente como una forma de extender las peleas de WrestleMania innecesariamente, y terminar con revanchas que a menudo son peores que las primeras ediciones. Supone la pregunta: ¿por qué molestarse en realizar tales movimientos cuando podría estar usando los programas de televisión ahora más rentables para construir rivalidades bien pensadas hacia Money in the Bank y SummerSlam?

3. Extreme Rules

El legado del antiguo ECW One Night Stand muestra que el evento ha quedado muy por debajo de la calidad vista a mediados de la década de 2000. Extreme Rules a menudo ha servido como un Backlash equivalente a lo largo de los años, terminando con las peleas de WrestleMania que no necesitan extenderse.

La edición de este año está en el rol de campo de batalla, actuando como una parada en el camino hacia SummerSlam al ocupar un mes de construcción que podría emplearse para que el Evento mas grande del Verano.

4. Hell in a Cell (y todos sus equivalentes)

Los combates de Hell in a Cell solían ser el escenario definitivo para grandes rivalidades en el pasado. Si bien todavía es así ocasionalmente, con mayor frecuencia en estos días, la lucha llega en una determinada época del año durante el evento del mismo nombre. La mística del partido ha sido tremendamente reducida.

El calendario post-SummerSlam suele ser un momento difícil para la WWE debido al regreso de la NFL, por lo que el atravitvo del evento a menudo ha llenado el calendario en el otoño. Sin embargo, esto simplemente se siente como un relleno, y sin importar la NFL, el nuevo acuerdo de televisión le está pagando tanto a la WWE que ahora sería un buen momento para eliminar eventos como Hell in a Cell y TLC.

Sería mejor usar un evento como No Mercy a principios de octubre para hacer una parada en el punto medio entre SummerSlam y Survivor Series.

5. Clash of Champions

Diciembre es un mes notoriamente lleno de cargas en el calendario de la WWE, y el pago por evento de diciembre, Clash of Champions, no es una excepción. Con demasiada frecuencia, las rivalidades de relleno se construyen y luego se descartan en Clash of Champions, dejando la impresión de haber perdido el tiempo.

En cambio, sería mejor comenzar a construir lentamente el evento realmente importante que los fanáticos tienen en mente, el Royal Rumble. Tal vez el talento mas abajo en el cartel podría obtener tiempo en la TV en durante las luchas de clasificación de Royal Rumble en lugar de la práctica actual de las personas que simplemente declaran su entrada. Tal vez podríamos ver desafíos abiertos para establecer las peleas de Rumble. ¿Quién sabe?

Pero el evento en diciembre se ha vuelto una tarea rutinaria y deshacerse de Clash of Champions, podría incentivar a la empresa a probar algo diferente.

Se vienen grandes cambios para la WWE en 2019, y esperemos que sean sabios a la hora de elegir lo mejor para los fans y la empresa en un punto intermedio, para sentir que realmente se están preocupando más en la calidad que en la cantidad.

Comments

comments