Desastres de WWE: Vince McMahon entierra a CM Punk y a ECW

0
246

Muchos de nuestros lectores son fanáticos de CM Punk, y son muy conocidas las malas jugadas que la WWE le regaló durante su contrato. Sin embargo, muy pocos saben que en el año 2006 cuando el Chicago Made apenas llegaba a la empresa, fue brutalmente enterrado por Vince McMahon y con él se hundió la nueva versión de la ECW.

Mi nombre es Eduardo Cano de Lucha Noticias y les damos la bienvenida a esta nueva sección: Desastres de WWE. Comenzamos.

A estas alturas, quizá muchos sabemos que la manera en la cual Vince McMahon ve a un luchador prometedor está algo pasada de moda. Mr. McMahon piensa que una verdadera estrella para su empresa debe medir dos metros de altura y tener músculos hasta debajo de la lengua.

Aunque en ocasiones con esta teoría Vince Ha logrado crear grandes leyendas, en los últimos años ha fracasado, o al menos el público ha reclamado una nueva generación de luchadores con más técnica y agilidad, además de un buen manejo del micrófono.

En el año 2006 la legendaria empresa extrema ECW fue regresada a WWE después de dos excelentes eventos PPV llamados One Nignt Stand. Paul Heyman fue contratado como principal mente creativa y todo sonaba muy prometedor.

La estrategia era muy clara, traer luchadores originales de ECW como Rob Van Dam, Sabú, Sandman, Tomy Dreamer y mezclarlos con nuevo talento, con características diferentes a los estereotipos de la WWE, capaces de armar una nueva generación de luchadores, algo así como lo que hoy en día está haciendo NXT. La nueva era pudo llegar casi diez años antes.

Uno de los chicos nuevos era conocido como CM Punk, el cual representaba todo lo que Paul Heyman veía como el futuro de la ECW, de la WWE y de la Lucha Libre.  Contaba con físico humilde, era fiel a sus creencias de la cultura Straight Edge y su estilo era excelente, con muchos de sus movimientos inspirados en golpes de Artes Marciales Mixtas. Pero sobre todo, desde su  debut, conectó excelente con la afición y demostró ser un genio en el micrófono.

Todo esto terminó de demostrarse en Survivor Series, cuando Punk tuvo la oportunidad de estar en el equipo de DX y de los Hardy Boyz. El evento fue en Philadelphia, la casa de Punk de ECW y de los aficionados más increíbles. El resultado fue una espectacular ovación y un muy interesante combate.

El momento de la verdad llegaría en December to Dismember, el primer evento en solitario de ECW después de haber sido considerada una nueva marca de WWE. El evento estelar sería una Cámara de Eliminación extrema, con objetos contundentes. En la cua The Big Show defendería el Campeonato y la empresa coronaría a su primer ídolo técnico.

Paul Heyman recomendó abiertamente a Cm Punk, pero los ojos de Vince McMahon estaban puestos sobre Bobby Lashley, la nueva y enorme adquisición. Aunque Heyman quiso que McMahon entrara en razón, solo logró ganarse el odio y la enemistad de su jefe, que poco tiempo después lo despidió.  Por su parte, la joven promesa Cm Punk fue el primer eliminado de la Cámara de Eliminación.

Vince McMahon obtuvo lo que quería, un enorme Campeón con el cual armó la Batalla de los Millonarios con el ahora presidente de los Estados Unidos de América, el odiado Donald Trump.

La marca ECW sin Paul Heyman se convirtió en un fracaso. Incluso Vince McMahon en un punto se coronó campeón. Además, la empresa continuó mandando luchadores de sus elencos principales, mientras los originales se marchaban uno por uno. Todo esto enterró la idea principal del proyecto y la revolución de la Lucha Libre.

Tuvieron que pasar varios años para que CM Punk volviera a tener una buena oportunidad, pero aun así, sabemos la historia. WWE lo volvió a arruinar.

Por eso, el desastre de December to Dismember, con Vince McMaohn, CM Punk y la ECW es el primero en ser analizado en esta sección.

Si la nota te gustó, te invitamos a ver el video. Además, puedes comentar y compartir con tus amigos.  Para cualquier aclaración puedes escribirme a mi correo eduardocano@luchanoticias.com ¡Gracias por Leernos!

Comentarios